DiScuLpA...

miércoles, 5 de septiembre de 2007


Esta semana pensé en escribir acerca de más de un tema: la pésima organización del concierto al que fui el sábado, los exámenes, las fuertes lluvias, el informe de gobierno, etc. Pero después de este día no puedo sino escribir del suceso que me ha impactado más en toda esta semana.
Sé que la gente ajena a mi universidad o incluso aquellos que no estudien mi carrera o alguna afín probablemente no encontrarán mayor relevancia en este suceso, sin embargo, el impacto que tuvo en mi les pide no tomen en cuenta tanto los nombres sino la situación en si que aquí será descrita.
Es común entre los estudiantes ponerse apodos entre ellos así como a los profesores, descriptivos, crueles, jocosos, originales, estos sobrenombres circulan siempre bajo el agua, siendo el aludido el último en enterarse.
No voy a negar que alguna vez me pareciera divertido el hecho de usar un apodo para hablar de alguien, sin embargo, procuro evitarlo cuando la persona representa algún tipo de autoridad para mí. Pero hoy la ironía decidió jugar conmigo y apoderarse de mi rápida y poderosa lengua, llevándome a referir a un profesor por su apodo en su presencia; cabe mencionar que más de una vez pedí a mis compañeros que no se refirieran a él de esa manera… es por eso que hoy me siento un títere de la ironía.
El día corría y yo a su par, las prisas me llevaron a la desesperación de querer mudar un proyecto de C a C++ (ya saben, aquello de los beneficios prácticos); sin embargo, antes de hacerlo debía consultar con el profesor, me encontré con mi compañero de equipo y emprendimos camino a la oficina del profesor. El camino era largo y lleno de encuentros no planeados, un par de veces nos detuvimos a platicar; una de estas veces fue trascendental: la plática con Dios.
Si citara cada tema del cual platiqué con Dios llenaría tantas hojas que seguro nadie leería, por lo que solo citaré los datos que considero importantes para el entendimiento de la problemática:
• Yo quería enseñar a bailar a Dios
• Mi amigo Dios es becario del profesor en cuestión
• Decidí preguntar al profesor si sería posible que me prestara a Dios por algún tiempo.
Hasta aquí todo parece inocente, el problema vino cuando pedí el permiso para las clases de baile. En mi afán por hacer una detallada descripción del como había surgido la idea de las mismas, no me percaté de que estaba haciendo una cita textual de las palabras de la conversación, en la cual utilizábamos el apodo del profesor; una vez cometida la falta traté de seguir hablando de forma natural (pese a lo subido de tono de mi rostro), sin embargo el profesor hizo la pregunta obligada de “¿Le pedimos a quién?”, después de ver pasar mi vida ante mis ojos en un instante contesté (segura de que esto ya no podía ser peor): “Hay profe, seguro usted ya sabía que le decían así”… después de hundir mi imagen estudiantil frente a uno de los mejores profesores de mi carrera no pude sino terminar mi petición, pedir una disculpa e irme. Cabe mencionar que traté de no perder la naturalidad y el buen humor; después de todo realmente n lo hice con la intención de ofender y el tratar de corregir demasiado a veces resulta contraproducente.
El resto del día no pude sino sentirme algo culpable de haberme errado mis palabras justo con un profesor que en verdad es de mis favoritos, es media noche y no dejo de pensar en la pena que voy a sentir la próxima vez que lo vea (y lo voy a ver a cada rato). Es por eso que se los comparto, se que muchos se van a reír (la mayoría), otros van a temer por mi evolución de la materia, otros tendrán pena ajena, sin embargo lo que a mi más me preocupa es la posibilidad de un cambio en la actitud del profesor hacia mi…
Se que no ayuda en mucho pero quiero hacer pública mi disculpa al Dr. Ramírez… en serio no quería ofender,

Nota: El nombre de Dios fue usado para no revelar la identidad del todo poderoso becario.

6 comentarios:

El Rincón de Manchas dijo...

LolaRocKer... ya ves porque no me gusta usar los apodos, luego se le salen a uno... pero bueno... y el nombre de Dios lo paso nada más porque no le he hecho (c) :P (leáse... )

Pke dijo...

mmmm... obvio, no conozco a tus profes del mundo freak...asi que.. CUAL ERA EL APODO?... jejeje.. que pena.. no esperes más de un 50 en tu proximo examen!

Anónimo dijo...

ROTFL!
Eh, el Prof. Ramírez es una gran persona...tanto como profesor así como ser humano...y entiendo tu pesar.

Seguramente es embarazoso este tipo de incidentes...no obstante, no es bueno martirizar, simplemente reconoce tu error, ofrecer disculpas y sigue adelante...

Plus, esta será una grandiosa anécdota en años venideros...

[PA]2 dijo...

JAJAJA yo me enteré de esto y ni siquiera sabía quien había sido, creo que fue bastante legendario el que le hayas dicho así.. pero esas cosas pasan

soyalexman dijo...

Te pasas de mala onda Pao! pa que le dices mue... digo así al buen Dr Carlos Ramírez, en vida, ehh??

A todos nos pasa LolaRocker, mejor que te sigas quitando tu sueter de forma sensual en su clase jajaja

Magus dijo...

Ouch... Pero por ahí se rumora que alguien lo había felicitado por el 31 de octubre, eso está mucho peor...

CoUnTinG


Estadisticas web